fbpx

David Vendrell: Traer el mediterráneo a casa

Compró su piso hace unos años y desde entonces no ha dejado de invertir en él para convertirlo en un pedazo de su identidad, de sus raíces. Conoce la historia de los muebles de David.

Artículo 
Aynoa Morán

Carpinteros de Otter
Federico Alfonso
Ricard Solà
Alexis Noguerol

Fotógrafo
Camilo Villegas

David Vendrell habla de su piso y se llena de ilusión. Este especialista en marketing y comunicación digital, invierte cada año en convertir su hogar en un espacio que cumpla con todas sus expectativas.

Se declara un amante del interiorismo, el diseño y la arquitectura, yo lo escucho mientras nos cuenta cómo fue que desde el momento que compró su casa empezó a trazar planos y bocetos en su cabeza, su ordenador, cuadernos o donde podía. Luego buscaba a los expertos que lo ayudaran a hacer esas ideas realidad y esta vez fue el turno de OTTER de ser parte de este nuevo reto.
 

David, ¿qué te llevó a tomar la decisión de hacer muebles a medida para tu casa?

Para mí una casa tiene que ser un sitio en el que te sientas bien, sentirte bien significa que si estás encerrado todo el día no dejes de estar a gusto. Vas a pasar muchos años ahí, puedes estar con amigos, tener familia y tiene que siempre ser un sitio donde estés cómodo. Entonces, cada año le voy haciendo alguna cosilla para sentirme bien.

Además, el hecho de que puedas personalizar tu casa, me ayuda a que encaje con mi criterio estético, con mis gustos y eso una tienda no te lo ofrece.

"Quiero invertir en mi casa, para sentirme cómodo en ella, con un diseño que me represente."

Me gusta eso que dices, buscamos cosas que nos complementen. Imagino entrar a tu casa y que solo con ver tus muebles poder conocerte un poco más.

Sí, totalmente, es que una casa es el único espacio del mundo que es cien por cien tuyo. Un lugar que si quieres compartir con los demás tiene que hablar de ti de un cierto modo. 

Otter_David-11Otter_David-11

"Tu casa debería ser única, un espacio tuyo."

Entre historia e historia, David nos habla del concepto de los “no sitios” y de cómo él busca evitar que su hogar se convierta en eso. Mientras nos cuenta sobre los muebles que hizo con OTTER coge el ordenador y nos da un pequeño tour virtual. Repasa sus experiencias pasadas haciendo reformas en su casa y profundiza en cada una; no hay duda de que es un tema que le apasiona. Escucharlo nos hace pensar en lo importante que es que existan personas como él, buscando hacer las cosas bien, viéndolo siempre posible.

¿Qué tal tu experiencia con OTTER?

Con OTTER hice una estantería y una pérgola para mi terraza. En cuanto a la estantería yo tenía un espacio muerto, donde quería construir una a medida, que llegase de lado a lado, y OTTER me puso en contacto con Alexis (carpintero colaborador) con quien pude darle forma algo funcional y asequible. Además, la plataforma me hizo de intermediario y me ahorraron mucho tiempo, muchas veces trabajar directamente con la persona que te va hacer la obra es complicado.

Yo confié completamente en OTTER. Conociendo a Maria, que es la fundadora y al saber que se trata de una plataforma cada vez más reconocida, no dudé en poner en marcha mi proyecto con ellos.

Y ¿qué significó para ti poder hacer un proyecto a medida?

Significó no tener que conformarte con un catálogo. Tener que imaginarlo tú, trabajar tú, es lo que me gusta, la idea de coger el plano de una casa y empezar ahí. Yo por eso diseñé la mía, porque el interiorismo me encanta; al final me divertí mucho, incluso con todas las horas de trabajo y las decisiones.

Cosas como dónde pones el hueco de una puerta, que puede sonar como una tontería, se vuelven algo muy importante o incluso el color de una pared; sí es difícil, pero si te gusta, como a mí, es una ventaja. Tengo la suerte de imaginarme fácilmente un espacio y sus posibilidades, yo al escoger mi piso aposté por él y en irlo haciendo poco a poco a mi manera.

Nos encanta tu visión. Hablemos ahora de tu terraza, que por lo que hemos visto en el resultado final parece una casa de playa.

Sí, quise invertir lo que fuera necesario para poder crear un lugar cómodo y mediterráneo, quería sentirme en un piso de playa, pero en Barcelona. Y es que a mí cuando me preguntan de dónde soy, siento que soy del mediterráneo, así. Viaje donde viaje dentro del mediterráneo, yo siento que pertenezco ahí.
 

"Quería sentirme en un piso que reflejara mis raíces mediterráneas."

Yo en cualquier sitio del mediterráneo me siento en casa, los tonos, los colores, los materiales del mediterráneo se repiten y yo quería que mi casa me recordara eso.

Así se siente sin duda. ¿Nos compartirías una última reflexión de tu experiencia?

Mientras pueda seguiré haciendo cambios en mi piso. Si inviertes en eso no hay duda de que vas a vivir mejor. Hay gente que se lo gasta en viajes y yo lo haría en un mueble. Además para mí esto es como invertir en salud mental. 

Es invertir en ti, en tu bienestar físico y de la mente, buscar la comodidad sobre todo. No tienen que ser grandes obras, pueden ser pequeños detalles, ya sea una estantería pequeña, algo sencillo que le de muchísima personalidad, de eso se trata.

Nos despedimos hablando de los proyectos que están por venir, de las planificaciones que empiezan. Piensa en una futura mesa, en otros muebles más, en hacerlos poco a poco. Repite que es una inversión que lo hace feliz y reafirma que le gusta pensar en eso, en los tonos de la madera que escogerá, en cómo se verá, en qué sentirá cuando ya lo haga realidad. Escuchando a David dan ganas de poner más proyectos auténticos en marcha, y a nosotros eso nos emociona.

Siempre será un placer para nosotros tener más clientes como David, que nos motivan a construir cosas extraordinarias llenas de identidad y valentía.

Y vosotros ¿ya tenéis vuestra idea en mente?