fbpx

Jose Cortés: Un viaje de la arquitectura a la carpintería

Cuando le pedimos a Jose que nos haga un pequeño resumen de su camino profesional, arranca con mucha seguridad, diciéndonos que la arquitectura es y será siempre su gran pasión y que todo lo que ha hecho y aceptado hasta ahora, es para que en el futuro pueda seguir creando su propio estudio de diseño.

Artículo 
Aynoa Morán

Carpinteros de Otter
Jose Cortés

Fotógrafo
Noelia Sobrino

En el camino ha acumulado varios aprendizajes clave que lo acompañan hasta el día de hoy, y que compartimos con vosotros aquí.

Cuéntanos ¿cómo es el recorrido profesional de Jose Cortés?

Yo estudié arquitectura, mi gran pasión, aquí en Valencia. Una vez acabada la carrera lo que quería era salir, trabajar para arquitectos por el mundo y seguir aprendiendo. Y así lo hice. Empecé a moverme. Llegué a Barcelona a un estudio, luego a Tokio. Aunque fueron experiencias cortas me enseñaron muchas cosas que valoro mucho.

Jose habla ampliamente sobre lo que vivió después de estos primeros acercamientos a la arquitectura. Entre risas recuerda lo que fueron los años que le siguieron: volver a Valencia, buscar un trabajo como arquitecto, pero tener que empezar de nuevo haciendo de todo un poco hasta que se diera la oportunidad. Aunque los recuerda como años difíciles, nos dice que fue en este periodo en el que uno de sus tantos jefes le dio el mejor consejo de todos: Tienes que hacer lo que amas.

1-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-171-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-17

"Una vez acabada la carrera lo que quería era salir, trabajar para arquitectos por el mundo y seguir aprendiendo."

Aprendizaje uno: Tienes que hacer lo que amas.

Probó con la fotografía arquitectónica, conoció otro lado de su gran pasión. Volvió a dejarlo todo y se fue a Nueva York. Pero la vida y la pandemia lo trajeron de vuelta. Jose a pesar de todo seguía siendo movido por su sueño. 

En el fondo siempre supe que lo que más quería era diseñar, ser arquitecto. Supe que iba a ser complicado, pero tenía que seguir ese camino. Después, cansado un poco de tantos altibajos me detuve a reflexionar y me dije: Ya está, este es el momento, voy a montar algo relacionado con la arquitectura, con lo que tenga y como pueda.

Aprendizaje dos: Tienes que luchar con las cartas que te ha dado la vida.

Sin clientes, sin muchos recursos, pero con muchas ganas de seguir su gran pasión, Jose le dio vida a Malva Office, donde sacó a la luz su lado más creativo y recursivo. Decidió empezar a aceptar pedidos de pequeños proyectos inmobiliarios que le dieran otro tipo de experiencia y que le permitieran crear muebles y objetos que lo acercaran poco a poco a donde quería estar

Recuerdo que cuando gané mis primeros mil euros dije “¡Qué pasada!”, ganar dinero con algo que te has inventado mola mucho y emociona.

Estos meses me he dedicado a aprender sobre los muebles, sus detalles, medidas, etc. Hoy sé cosas que si no me hubiese tocado ponerme a cortar madera, no las sabría. Yo no sabía nada de carpintería, pero me obligué a saber porque quería poder hacer las cosas con mis manos, de la manera más rápida y rentable.

1-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-71-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-7

Aprendizaje tres: Hasta que no lo construyes, no eres consciente de todas las decisiones que tienes que tomar.

Y después de todo esto ¿cómo te defines?

En el fondo yo soy arquitecto, aunque las circunstancias me hayan llevado a hacer otras cosas. Hoy mezclo todo el conocimiento que me dio la arquitectura con la carpintería y es algo muy chulo

¿Cómo es el proceso creativo de Malva Office?

Dibujar mucho y hacer bocetos de todo. Es que así se construye tu universo mental, que es el que está hecho de todas las cosas que has visto, vivido, los lugares que has visitado, lo que te ha marcado. Es como si llevaras años y años preparándote, acumulando conocimientos, referentes, hasta el día en el que te toca crear algo e improvisar, y la inspiración la sacas de todo eso. 

Aprendizaje cuatro: Construye tu universo mental, que será tu más grande fuente de inspiración.

Jose nos habla de “la mirada de arquitecto” de cómo al inicio tiendes a mirar siempre hacia arriba, los edificios, los techos. Pero después miras hacia abajo, ves los detalles, las puertas. Te vuelves adicto a andar por la ciudad, dibujar en tu cuaderno, a hacer fotos y a acumular cosas que te sirvan para futuros proyectos. Se declara un idealista que lucha por su concepto de belleza y por ser fiel con sus principios. 

"Hoy mezclo todo el conocimiento que me dio la arquitectura con la carpintería y es algo muy chulo."

Aprendizaje cinco: Si no va con tu esencia, intenta decir que no.

Se ha convertido en un negociador, llegando a acuerdos con sus clientes que muchas veces vienen ya con una idea no tan original. A través de sus reflexiones comprendemos lo importante que es para él lograr crear objetos auténticos, que realmente lo representen.

Tienes que encontrar tu propia personalidad y apostar a tope. No las vas a encontrar el día uno, pero poco a poco la vas formando.

¿Y cómo fue tu experiencia con Otter?

Mi experiencia fue fácil y muy buena. Lo mejor de esto es poder contactar con clientes distintos. Porque para cualquier carpintero es positivo esto de tener otro flujo de clientes, expandir tu círculo, conocer gente nueva que es algo que nunca está de más.

1-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-291-Otter_Jose_Cortes_Agosto_2021-29

"Lo que tienes que conseguir como diseñador es que tus creaciones nunca pasen de moda, que sean atemporales."

Y hoy ¿qué buscas en tus proyectos?

Lo que tienes que conseguir como diseñador es que tus creaciones nunca pasen de moda, que sean atemporales. En cuanto a mí, lo que quiero es transmitir todos los valores humanos a un mueble, que los veas y percibas, por ejemplo, la honestidad. 

Creo que hacer cosas a medida es importante porque en cada casa viven personas diferentes, y si tú vas a intervenir una habitación, debes asegurarte de que esta intervención sea la más apropiada para las personas que la habitan. Tienes que fijarte en cosas como por dónde entra la luz, si pondrías una planta o no. Todo es clave.


Conversamos sobre lo que se viene, sobre su forma de crear, repasamos sus bocetos, los que ya volvió realidad, los que siguen siendo un sueño. Y cuando me habla de su taller, al que también le dio forma, se llena aún más de emoción. Es un entusiasta apasionado, un arquitecto de 30 años con muchas ganas de seguir comiéndose el mundo. Por ahora lo seguirá haciendo de mueble en mueble.

¿Un último consejo?

Ama lo que haces, hazlo con muchas ganas. Yo estuve muy perdido, pero me encontré y creo que solo perdiéndote puedes llegar a donde realmente debes estar.